Opinión

Trigonolito

Por Maguá Moquete Paredes

Es de alto honor histórico lograr tocarlo con nuestras manos una pieza genuina y escultura como el trigonolito humanoide de piedra. Cultura taína (s. XI – XV), 18 x 20,5 Cms. Período prehispánico. Trigonolito, cemí o zemí que hacía de intermediario entre los humanos y las fuerzas o entidades suprafísicas. Ramón Pané (monje de la Orden de San Jerónimo, catalán), se refiere a esa figura vinculada al cultivo de la yuca. Jesse Walker Fewkes (antropólogo, arqueólogo, escritor, naturalista, estadounidense). Realizó una clasificación por su tema y estructura. Cabeza, en una de sus puntas piernas en la opuesta, y cono o punta superior sin decoración, cara frontal en la superficie cóncova del cono; y cabeza en la parte superior mirando hacia arriba y sin ningún tipo de decoración. Se indican petroglifos, estalactitas o rocas con figuras geométricas, abstractas o figurativas (humanos, animales, objetos). Esculpidas, incisos, usando el relieve natural y/o delimitadas con un surco (con o sin color) excavado o punteado. Trigonolito o piedra piramidal, para propiciar la fertilidad.

En uno de los extremos presenta rostro con boca abierta y sin dientes.

Exhibe las cuencas oculares vacías, nariz bastante desbordada y orejas.

Limitan en su parte frontal dos líneas incisas en forma de cinta, que pondrían representar un atuendo ornamental o cofia.

En su clasificación antropomorfo es de La Española o Hispaniola, República Dominicana.

Es un rostro más de nuestros ancestros historiográficos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba