Literatura

Teniente Coronel Marcos del Rosario Mendoza

Por Julio César Marmolejo

El 01 de abril del 1895, se cumplen 126 años de zarpar desde  Montecristi a una cita con la gloria: José Martí, Máximo Gómez, Paquito Borrero, Ángel Guerra, César Salas, y el negro Marcos del Rosario Mendoza.

“Rumbo a la isla de Inagua para desde allí llegar a la mayor de Las Antillas, para iniciar la guerra de independencia del yugo colonial español.

 Los madrugadores de Montecristi en el amanecer de ese día, a la mujer de Gómez, rodeada de sus cinco hijos, asomados todos a la ventana y siguiendo con ojos disimulados y ansiosos, “en el horizonte a una blanca vela, que nadie pudo sospechar era cubana”, en ella iba, junto con Martí, su glorioso deudo, en pos de un sueño, de una visión, en pos de la libertad de Cuba, empeño por el cual encontraron muy pronto la muerte cuatro de los seis hombres, solo sobreviven los dominicanos Máximo Gómez y el fiel guerrero Marcos del Rosario.

 Escribió Gómez sobre Marcos: “Cuando nos retiramos vi; la mula, quedo muerta de cuatro balazos y él con una herida profunda…

 Con lo que sufrió Marcos en la curación de la herida, se puede escribir un libro”… “Más tarde y no del todo curado se me incorporó, es el tipo verdadero de la pureza, la lealtad y el valor probados, significa una honra para su raza y para sus patriotas”.

 Martí,  tres días antes de morir dejará  inmortalizado en su Diario de Campaña.

Con esta hermosa metáfora: “Marcos, EL DOMINICANO: ¡Hasta sus huellas¡¡ refiriéndose, desde luego, a su extraordinario valor, su honradez y lealtad infinita a la causa que lo trajo a Cuba junto a sus cinco compañeros expedicionarios.

Marcos del Rosario, Negro como la noche,  héroe nacional dominicano en Cuba, Fue el más fiel lugarteniente de Gómez en la guerra de independencia de Cuba, llegó a obtener el grado superior de Teniente Coronel del Ejército Libertador.

En aquel tiempo la discriminación racial,  y su condición de ser extranjero en Cuba, solicitó al mando central regresar  a Santo Domingo, residiendo en su natal San Antonio de Guerra dedicándose a las labores agrícolas.  Vivió en la calle Real de Villa Duarte hasta 1942-43, regresó a Cuba donde murió en el 1947, a la edad de 88 años.

Sus retos están epultado en el Cementerio de los  héroes cubanos del Ejercito Libertador de Cuba.

Una calle de la ciudad capital en  Santo  Domingo Este lleva su honorable Nombre: Marcos del Rosario Mendoza.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba