Opinión

Reflexión de hoy

Por Víctor Cuello
Director Regional de Cultura Sur

Las Pascuas de Resurrección son el símbolo de la renovación en el Cristo vencedor de la muerte y el dolor. La compensación del sacrificio, la amargura y el valor del perdón que redime y liberta.

Jesús, en toda su productiva, ejemplar y » corta» vida, nos deja el mejor legado de convivencia y solidaridad conocidos; nos enseña que sí vale la pena amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, poner a Dios por encima de todo, llaves maestras que abren las puertas a un hombre resurrecto de sus miserias y limitaciones.

Este Domingo de Resurrección, junto al Nazareno, permitamos ese florecimiento, ese resurgir , esa primavera de nuestras vidas y de nuestras actitudes frente a ella , de modo que podamos compartir con ÉL la victoria de la vida ante la peor de las muertes : La espiritual.

El autor: Es académico, escritor y gestor cultural.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba