BaseballDeporte

Los bravos pegan primero en la serie mundial

Houston, EE.UU

Un batazo bastante saludable de Jorge Soler condujo a los Bravos a un estupendo comienzo de la Serie Mundial.

En su primer juego de inicio desde que dio positivo de COVID-19, el cubano se convirtió en el único pelotero que ha bateado un jonrón en el turno inicial de una Serie Mundial. Atlanta se sobrepuso a la pérdida del lanzador Charlie Morton por una fractura en una pierna, y venció el martes 6-2 a los Astros de Houston en el primer encuentro.

Apoyados por una buena labor del bullpen, un cuadrangular de dos carreras de Adam Duvall y un elevado de sacrificio de Freddie Freeman, los Bravos navegaron tranquilos, en su primera aparición dentro del Clásico de Otoño desde que Chipper Jones y los Tres Ases del montículo brillaban con el equipo en 1999.

“Pasaron muchas cosas muy rápido”, dijo el manager de Atlanta, Brian Snitker.

El venezolano José Altuve, el boricua Carlos Correa y los demás Astros lucieron extraviados en la caja de bateo. Ésta es su tercera Serie Mundial en cinco campañas, y su primera desde que estalló el escándalo de robo de señales.

Para ese momento, los bates de los Bravos eran los únicos que hacían ruido, junto con algunos escasos seguidores de Atlanta, perdidos en un mar de jerseys anaranjados.

Entonces, todo marchaba bien para los Bravos. Pero el béisbol es un deporte caprichoso, donde el destino puede cambiar más rápido que la trayectoria de una curva.

En la parte baja de la tercera entrada, Atlanta sufrió un duro golpe.

Tras ponchar a Altuve, Morton hizo una mueca y dio un paso descompuesto. Resultó que un rodado del cubano Yuli Gurriel, que lo había golpeado en el segundo inning, había hecho más daño del que se esperaba.

El lanzador sufrió una fractura de peroné y se perderá el resto de la Serie Mundial, cuyo segundo juego se llevará a cabo este miércoles.

Max Fried abrirá por los Bravos, frente al derecho mexicano José Urquidy.

“Tenemos que olvidarnos de este juego, volver y percatarnos de que hay un mañana. Eso es lo bello del béisbol”, dijo el manager de Houston, Dusty Baker, de 72 años. “Mañana será otro día y, ¿quién sabe? Así tenemos que verlo. La pelota va a rebotar a nuestro favor mañana”.

Por los Bravos, el cubano Soler de 5-2 con una anotada y dos impulsadas. El puertorriqueño Eddie Rosario de 5-2 con una anotada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba