CineCultura

Cine Singlo XXI: Soul de Pixar 2020

Gustavo A. Ricart

Especial Oja Diario

Soul es una obra maestra y te voy a explicar por qué. Y si, yo sé que a muchos les puede parecer demasiado cursiva y romanticona, pero que esperas si ese es el estilo de Pixar.  Y sí, Pixar usa el lenguaje de película de domingo para toda la familia y todas las edades pero esto es solo en su capa más superficial porque Soul tiene una configuración artística algo así una cebolla y en muchas partes da a los adultos pistas de que en sus capas más profundas es increíblemente compleja y muy interesante.

Soul es una película sobre el Alma y más obvio no puede ser. Entonces, ¿Qué es el Alma? Pues es una de las cosas más difíciles de representas gráficamente porque el Alma no tiene ni forma ni materia. Es la esencia incorpórea de un ser vivo, también se le conoce como la “Psique” o todos los procesos mentales de la conciencia. Así que si cierras los ojos y observas tu mente te das cuenta de que no la puedes medir ni pesar; puedes medir y pesar tus neuronas, pero no tu conciencia. Y si te concentras en tu mente por un momento y te haces consciente de que estas consciente, la ilusión de que eres una personita atrapada dentro de tu cuerpo desaparece porque en verdad no estás en ningún lado en particular. No es tan fácil definir en donde empiezas y donde terminas y aun así ahí estas y eso es algo muy raro que esta por fuera de los límites del lenguaje, que está por fuera de lo racional, pero se puede entender a través de la experiencia directa y eso es algo que me lleva a uno de los temas centrales de la película, que es algo a lo que le llaman “La Zona”.

“La Zona” es ese tibio espacio o trance en el que nos disolvemos al hacer algo con plena concentración. Y de hecho este es el lugar desde el que les hablo ahora mientras escribo este artículo. Soul retrata este lugar como el puente entre el mundo físico y el mundo espiritual, como una puerta entre dimensiones que a diferencia de los músicos los místicos sin frontera pueden navegar en su barco hippy psicodélico. Lo que es muy diferente a ver “la zona” como que uno está muy concentrado en algo y ya, así que hablemos de eso. La existencia de “La Zona” es importantísima para la creación artística porque el arte no siempre surge desde lo racional y es por esto por lo que a veces puede ser tan…rara. Y así nos encante analizar y racionalizar el arte, el arte se trata más de lo que nos hace sentir. Puedes tratar de racionalizar el arte así como puedes tratar de racionalizar lo irracional pero la razón por la que el arte no siempre es literal y una misma obra se puede prestar para diferentes interpretaciones y te hace sentir más que pensar es porque ella le habla a tu inconsciente porque fue creada desde el inconsciente y su mensaje va de inconsciente a inconsciente a través de “la zona” como un puente. Porque para escuchar música de verdad tienes que dejar que el musico te lleve con él a “la zona”. Nuestra parte inconsciente no habla castellano, habla más en símbolos y emociones y es por eso que a veces los sueños pueden ser tan extraños y parecen no tener sentido, porque son manifestaciones del inconsciente. También por eso muchos poetas, pintores o músicos han usado los sueños como fuente de inspiración.

Me parece muy curioso que en Soul representan a los místicos sin frontera navegando a través de “la zona” en un barco y cuando se bajan del barco Joel le pregunta a Moonwind que ¿cómo está? Este le responde que al borde de la locura. Una vez escuche en una entrevista a Alejandro Jodorosky describir la relación entre la razón y el inconsciente y él decía “El inconsciente, los valores del pasado que están en ti, es un océano gigantesco, en ese océano gigantesco un barquito cuadradito así chiquitito, navega y ese barquito es la razón y la razón navega en una inmensa locura.” ¿Casualidad? No lo sé, pero quedé impactado. El hippy con sus navegantes son la razón navegando a través del mar del inconsciente que es irracional y por lo tanto una inmensa locura.

Pero esto me hace pensar ¿Por qué pintan al mar del inconsciente como un lugar donde pueden estar varias personas a la vez? Si el inconsciente está en mi mente, ¿no es mi mente un lugar privado que nadie más puede visitar? Pues no te preocupes, porque no creo que puedan leer tu mente porque también tienes un inconsciente personal. Pero lo que pasa es que tu mente también tiene acceso a algo a lo que Carl Jung llamó el inconsciente colectivo. Y tenemos que hablar del inconsciente colectivo porque es el lugar en donde ocurre la mitad de la película. Carl Jung, que no por casualidad hace un cameo en la película, era un médico Psiquiatra Suizo quien decía que, así como los humanos tenemos órganos en el cuerpo, tenemos diversos símbolos en nuestra psique, algo así como los órganos que forman la mente humana. Y estos símbolos los podemos encontrar en el mundo expresados a través de mitos y legendas, imágenes religiosas y pues obviamente en los sueños.  Estos símbolos los vamos heredando de generación en generación, así como vamos heredando el inconsciente de nuestros ancestros. Entonces el inconsciente colectivo es un algo que todos los humanos compartimos y es un lugar en la mente que todos tenemos pero que siempre se mantiene inconsciente.

Este lugar no se experimenta en tiempo lineal, sino que existe más bien en lo que la serie llamada “The Good Place” llamó “Jeremy Beremy” o más bien por fuera del tiempo y en la película está habitado por unos seres llamados Jerry y todos se llaman Jerry porque son diferentes manifestaciones de la misma cosa, es decir; la totalidad del universo condensado en una forma que el humano pueda comprender. Y me parece fascinante como los ilustraron porque están claramente basadas en el cubismo de Picasso. Me parece fascinante porque tanto Einstein como Picasso fueron influenciado por un libro llamado “Ciencia e Hipótesis” del matemático francés Henry Poincaré, donde habla de la relatividad de las leyes físicas en el espacio y sostiene la tesis de que la verdad absoluta en la ciencia es inalcanzable. Entonces mientras que Einstein cambiaba nuestra visión del espacio tiempo con la relatividad especial, Picasso parecía representar esta visión de la realidad haciendo pinturas en la que trataba de crear objetos dentro de una geometría en la que el tiempo es considerado como una dimensión extra a las tres dimensiones espaciales. Y por eso las personas a las que pintaba parecían ser retratos hablados de la humanidad hechos por un alíen borracho.

Pero regresemos a “la zona”. Otro nombre que le han dado a la zona es el estado de Flow, que viene de la filosofía oriental taoísta. Según esta filosofía el Tao es una fuerza que abarca absolutamente todo y está muy por fuera de nuestra comprensión, pero aun siendo así podemos vivir en armonía con ella. Para lograrlo hay que lograr domar nuestra mente para estar completamente en el presente y no perdernos en pensamientos del pasado o el futuro. Esto no se logra solo meditando, sino que este estado mental se puede mesclar con una acción, cuando uno actúa en estado de Flow, las acciones ocurren casi sin esfuerzo, como ir navegando en un rio pero sin tratar de ir en su contra. Y si, otra vez la analogía del barco apareció, pero esta vez desde el otro lado del mundo en China, lo que a mí me impacta aún más. Y esto del Flow aplica para toda la vida, no solo para tocar un instrumento y ese es el verdadero mensaje de la película que algunos pueden confundir con hedonismo.

Joel empieza siendo maestro en un colegio este estaba muy lejos de ser el sueño de su vida. Y estaba convencido de que su propósito y razón para vivir era ser un pianista de jazz que toca en clubes legendarios y hacer tour por el mundo y bla bla bla; típico sueño de musico porque todos los músicos son unos narcisistas de mierda a los que les gusta ser el centro de atención. Y entonces Joel sentía que su vida no había empezado realmente hasta en el momento en que consiguió cumplir ese sueño, pero tan pronto lo logra, después del primer concierto de sus sueños, se da cuenta que se siente igual que antes y nada ha cambiado dentro de sí mismo. Y la noche acaba con la líder de la banda contándole una historia sobre un pez que nada hasta un pez más viejo y le dice que “estoy tratando de encontrar esa cosa a la que le llaman el océano” y el pez más viejo le dice “esto es el Océano” y el otro responde “no, esto es agua, yo quiero el océano”. Y eso es una fábula MUY profunda.

He visto muchas reseñas en las que dicen que esta película es existencialista, por toda esta idea de que el propósito de la vida no es algo con lo que uno nace y uno tiene que encontrarlo por uno mismo. Pero si mis lecturas sobre el existencialismo francés fueron acertadas; el existencialismo se queda en la razón, repudiando y negando lo irracional, con uno creando por sí mismo ese significado y ese propósito como un acto de rebelión en contra de un universo absurdo e indiferente. Y creo que Soul propone realmente todo lo contrario y nos invita a abrazar y navegar en lo irracional y ser parte de ese universo absurdo que jamás podría ser indiferente porque nosotros somos ese universo. Cada uno de nosotros es el universo experimentándose a sí mismo a través de sus perspectivas, nuestra subjetividad, así que somos la imaginación de nosotros mismos. Y de hecho nos presenta una respuesta al problema de vivir a través del jazz, que es lo que todos debemos hacer en nuestras vidas: no juzgar, improvisar y aceptar las cosas que vienen como algo bueno y con lo que podemos trabajar.

A mí me encanta que la inspiración temática de la película haya salido de un musico en estado de Flow. Porque el Flow nos obliga a pensar por fuera de ideas, conceptos o teorías y nos lleva directo a la acción. Porque uno puede leer sobre Flow por horas, pero si no lo experimentas no lo vas a entender porque las palabras son como el mapa pero no el territorio.

Y si no les convence demasiado la filosofía china también lo pueden ver desde el estoicismo, que tiene la idea del amor fati o amor al destino y se trata de invitarnos a no preocuparnos por el resultado de las cosas (porque en verdad no tenemos control sobre mucho en el universo) y aceptar las circunstancias que están fuera de nuestro control y nos invita también a vivir en el presente (la misma vaina básicamente).

Pero en fin, lo que realmente me fascina de esta película, no es solo el mensaje, sino cómo esta presentado a través de la música.

La pueden ver en Disney+

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba