EducaciónNacionalesOpinión

LA FAMILIA NECESITA SER UN EQUIPO, PARA SER UNA VERDADERA FAMILIA

La familia ha estado en la base de todo tipo de sociedad, en razón de que ella produce la unidad elemental (el ser humano), que genera los diferentes tipos de relaciones sociales que originan los diferentes tipos de sociedades. Alguien dijo que “nada es más importante que la familia”. Yo pienso que cuando hemos perdido la iglesia, el partido, la pareja, etc., lo único que nos queda es la FAMILIA.
La familia podría ser el laboratorio para fraguar todo tipo de proyectos, organizaciones, sociedades, etc., pero convendría evitar el que la familia sea un grupo, espontáneo, como una horda, arrebañados, como se organizan los animales. El bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, suele crear condiciones culturales que favorecen la animalidad y su carga de violencia, en proyectos contrarios al de la humanización.
La familia evoluciona en las condiciones de la propiedad privada sobre los medios de producción, y el mezquino interés privado impide la emergencia de condiciones para la justicia y la libertad, en la que sería posible la felicidad y la dignidad humana, que deberían ser promovidas desde la familia y las diferentes organizaciones sociales, que se producen a partir de ella.
Mientras la educación continúe siendo un acto de domesticación, al servicio de las clases dominantes, opresoras y explotadoras, en condiciones en las que las fuerzas productivas se limiten para limitar el desarrollo de las relaciones de producción, que privilegian el carácter privado de la apropiación de las riquezas materiales y espirituales producidas.
La familia producida en las condiciones de propiedad privada sobre los medios de producción, constituye una familia con las características de GRUPO, en la que los intereses de unos constituyen una limitación para los intereses de otros. Unos obstaculizan el desarrollo de otros, en razón de un predominio del individualismo y el egoísmo, en que la educación neoliberal les educa.
La consanguinidad, natural y animal, predomina, en la consciencia, sobre la sociabilidad cultural e ideológica, que debería ser promovida por una nueva educación fundada en el amor y la democracia participativa, que busca el consenso, mediante procedimientos de deliberación, en interés de la convivencia humana y el bienestar social.
La familia grupo almacena y sintetiza todos los defectos y errores de una sociedad que se descompone en vicios, abusos, conflictos y otros errores propios del capitalismo neoliberal y deshumanizante. El padre de familia suele ser borracho; la madre suele ser infiel; entre los hijos predominan la chapeadora, el fumador de hookah, el marihuanero, el que se inyecta cocaína, el ladrón. Es una familia lumpen, inmoral, que perdió los mejores valores, y necesita ser transformada.
Nuestro proyecto es la FAMILIA EQUIPO, que podría superar a la familia grupo, en la que cada cual hace lo que le venga en ganas o lo que decidan la publicidad y las ciberinfluencias digitales. Este proyecto exige un trabajo cultural de investigación y estudio para aprender haciendo.
La familia equipo necesita tener un COORDINADOR, un RELATOR y un MODERADOR, y hasta podrían ser alternos, si las condiciones lo favorecieren. Para dejar de ser un grupo, deberían deliberar y definir un propósito común. Definir un día, una hora y un lugar para reunirse, con una AGENDA definida, que sería administrada por el moderador, y que contribuiría a dar orden y coherencia a la reunión o asamblea familiar.
El relator estaría elaborando una síntesis de los problemas discutidos y de las conclusiones sintetizadas, y esa relatoría, después de ser aprobada, sería repartida entre todos los miembros de la familia, para que la estudien y la reflexionen, en interés de enriquecerla y convertirla en las normas que regirían el comportamiento familiar. La autoridad sería la familia, y no el padre o la madre o el hermano mayor.
En el camino cometerían errores que irían corrigiendo en un proceso de aprendizaje familiar. Nada de jefe, que tanto se equivocan, como los líderes. Lo que se necesita es amor y transparencias, unidad y solidaridad. Comprensión, tolerancia y perdón, que se traducen en el amor requerido para la convivencia humana.
Todo deberá ser deliberado y reflexionado: la comida, la vestimenta, el cazado, la educación, la recreación, las peleas, los proyectos y los procedimientos para el encuentro de las soluciones correctas a cada problema familiar.
Una mejor familia genera una mejor comunidad, y una mejor comunidad generará una mejor sociedad. Por esta razón y algunas más, que no es necesario mencionar, la creación de una familia equipo debería ser un proyecto de Estado, en interés de construir una mejor nación dominicana.
Todo lo dicho constituye premisas incompletas para una reflexión más amplia, que se iría enriqueciendo en un proyecto humano, comunitario, para la convivencia humana que genere las condiciones para la creatividad y la productividad, necesarias para una cultura de paz, justicia, libertad, felicidad y dignidad humana.
Mejor que padecer un destino es construir una historia, sin héroes ni batallas, sin pobrezas ni miserias, sin la inseguridad de las incertidumbres, pero con investigación y planificación, donde los derechos de todos puedan tener vigencia.

13/03/2021, Santo Domingo, ZU.
Aridio Moya, faberit@gmail.com

Por Aridio Moya

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba