Opinión

Técnicas de identificación de víctimas múltiples en grandes catástrofes

Por Licda. Enersi Georgina Mateo Luciano

En las últimas décadas uno de los mayores desafíos que ha tenido que enfrentar la humanidad han sido los temidos desastres naturales y las grandes catástrofes, que cada día suceden con mayor frecuencia, ya sea por causas naturales, provocadas o accidentales.

La individualización de las víctimas en este tipo de situaciones ha resultado ser tarea primordial para el campo de la criminalística, la cual hace uso de varias técnicas de identificación para poder dar respuesta a la resolución de diversos conflictos.

Los Estados están en la obligación legal de identificar a las víctimas mortales de un desastre natural o de una catástrofe a nivel nacional de cualquier índole, puesto que son los encargados de velar por la protección de la población y la seguridad nacional, y de igual manera, están en la obligación de responder con las políticas adecuadas ante estas situaciones.

Por otro lado, si bien es cierto que las formalidades en la utilización de las técnicas de identificación varían de un país a otro de acuerdo a la disponibilidad de recursos que se tengan, no es menos cierto que en el campo de las ciencias forenses existen una serie de criterios en común a la hora de realizar los trabajos forenses en el lugar de los hechos.

Debemos tener en cuenta que, la identificación de víctimas debe ser realizada por especialistas forenses, como médicos forenses, odontólogos forenses o antropólogos forenses (por mencionar algunos), los cuales son los únicos que disponen de la capacidad, calidad y experiencia para poder realizar un examen identificativo eficaz y fiable.

En materia de técnicas identificativas en grandes catástrofes, la utilización de una u otra técnica forense dependerá de las circunstancias concretas en que se encuentre el entorno a trabajar. Cabe destacar que las tareas de desescombro juegan un papel determinante, y estas de una u otra manera retrasan la necroidentificación y la localización de algunos cadáveres.

Entre las técnicas utilizadas con mayor frecuencia se encuentra la antropología forense, la cual hace referencia a la determinación del sexo, talla, edad, peso y demás características físicas y datos aproximativos de las víctimas. Conjuntamente con esta técnica se hace uso de la fotografía forense, que busca realizar la toma fotográfica de tatuajes o singularidades físicas que permitan la identificación positiva de los cadáveres.

Igualmente se utiliza la identificación lofoscopica, que se suele preferir ante cualquier método de identificación por sus características de inmutabilidad y certeza.

En adición, se hace uso de la odontología forense, que se encarga de realizar el análisis odontológico de la víctima, en caso de que los métodos convencionales no ofrezcan resultados. Igualmente, se utilizan los estudios genéticos forenses para el análisis de las pruebas o muestras de sangre, saliva o secreciones encontrados en el lugar de los hechos, que puedan arrojar una posible identificación por medios analíticos.

Los datos ante mortem de un cadáver suelen ser crucial a la hora de realizar la identificación. Es primordial para el especialista forense tener a su alcance las informaciones facilitadas por los familiares y la información de los registros de la víctima que contengan datos de la misma, ya sean odontológicos, dactiloscópicos o relacionados a su morfología, de los cuales podamos comparar a la hora de realizar el estudio con los datos post mortem.

El trabajo pericial concluye con un dictamen, donde se plasman en las conclusiones las informaciones sobre la identificación. No obstante, se debe tener que cuenta que, la falta de planificación en este tipo de panoramas forenses suele acarrear graves consecuencias, tales como un manejo inadecuado de los cadáveres y falta de identificación de víctimas. Cuando el sistema es débil, el riesgo y el daño son mayores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba