Opinión

SU NOMBRE: JESÚS

Por Víctor Bidó

Recogimiento. Digno de meditar en la conmemoración de  la muerte de Jesús. El hombre que sigue influyendo a millones de personas.

Hay diversos puntos de vista al respecto.

Somos distintos y, por tanto, diferentes razones para creer o no, sobre todo algo tan personal como las creencias.

 El mundo es mundo por estas posiciones. Malo es cuando no toleramos al prójimo por su creencia.

Todas hablan de la verdad, todas, a su vez, dejan una enseñanza que nos permiten crecer como seres humanos.

En nuestro caso, celebramos la muerte y resurrección del hijo del carpintero. En tal sentido, él vino a la tierra a morir por nuestros pecados.

 Para otros, fue un revolucionario, un profeta, un Mesías, un maestro iluminado. Si hubiera nacido en la India lo habrían catalogado como un avatar.

En fin, su paso por la tierra ha dejado muchas opiniones. Cómo vieron los discípulos a Jesús? Imagino la confusión o el ser tomado por lo que no era.

 Lo esencial sería saber cómo vivió, su biografía. Sabemos lo que escribieron los apóstoles muchos años después de su partida.

 Es interesante observar cómo él se acerca a los humildes, sus parábolas y, sobre todo, sus amigos. No hay espacio para enumerar sus acciones.

Basta saber que no le hizo mal a nadie, por el contrario, ganó a muchos, también cambió la vida de otros de manera radical. Ejemplo, Saulo de Tarso que no le conoció en persona como los otros discípulos. Pablo como fue conocido entre los gentiles.

Podéis decir lo que desees, él estarà por  encima de las expectativas o los prejuicios.

Jesús es el hijo de Dios Padre. Predicó en obediencia a su padre.

El fue que dijo: Soy el camino, la verdad y la vida. Cosa que la podéis resumir con su vida.

 Vino hacerse camino, también la verdad, no solamente veraz, sino también fiel y la vida. Vida en abundancia.

La vida eterna. El único maestro en bocetar su misión de manera clara y objetiva en el sentido de la trascendencia.

Si abres las puertas de tu corazón Jesús entrará y transformará tu espíritu y aligerarà tu carga y verás la luz del Amor en tu interior.

Es tiempo de refugiarnos en nosotros y despojarnos de todo y abrirle las puertas del corazón a Cristo Jesús.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba