InternacionalesUncategorized

Llaman a la violencia y a la desobediencia civil para detener una reforma constitucional en Haití

El sacerdote Samson Pierre, de la Catedral de Jacmel, dijo que el presidente Jovenel Moïse busca la impunidad suya y de los altos cargos.

El cura Samson Pierre, de la Catedral de Jacmel, en el Sudeste de Haití, declaró que está justificada la desobediencia civil.

Santo Domingo.- El opositor partido Pitit Dessalines alentó a los ciudadanos a emplear la violencia y el sacerdote Samson Pierre, de la Catedral de Jacmel, en el Sudeste, instó a la desobediencia civil en Haití, en ambos casos con tal de detener el proceso de reforma constitucional que impulsa el presidente Jovenel Moïse.

El religioso sostuvo que el proyecto de nueva constitucional de Jovenel Moïse busca la impunidad “total” para los altos cargos estatales durante y después de su gestión.

Moïse Jean Charles, líder del opositor partido Pitit Dessalines Pierre declaró que por tales razones está justificada la desobediencia civil en Haití.

De acuerdo con una información difundida por la agencia cubana Prensa Latina en un despacho desde la capital haitiana, Puerto Príncipe, el líder del partido político Pitit Dessalines, Moïse Jean Charles, alentó a los ciudadanos “a emplear la violencia” para detener el proyecto de cambio constitucional impulsado por el Gobierno de Haití.
Jean Charles calificó la iniciativa de macabra y reiteró su irrespeto a la Constitución vigente, que no contempla modificaciones o sustitución de la ley fundamental mediante plebiscitos.

El excandidato presidencial que es muy crítico con la actual administración instó a los ciudadanos a sabotear el ejercicio, y quemar los materiales e insumos recientemente adquiridos por el Consejo Electoral Provisional (CEP).
‘Este referéndum no pretende resolver los problemas sociopolíticos y económicos. Preferiblemente, será para dar la oportunidad a la comunidad internacional de recuperar nuestros recursos naturales’, dijo el político durante una conferencia de prensa.

De igual manera, subrayó no tomar en serio los recientes posicionamientos de la Unión Europea o el Gobierno de Estados Unidos contra el ejercicio y sugirió que mientras la comunidad internacional critica públicamente la consulta popular, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos sostiene el referendo.

Además de Pitit Dessalines, este martes la Agrupación de Demócratas Nacionales Progresistas, un aliado del Gobierno, también llamó a sus partidarios a boicotear la consulta popular, aunque de manera pacífica.

Su secretario general, Eric Jean Baptiste, reiteró que el mandato del CEP es inconstitucional, pues sus miembros no prestaron juramento ante el Tribunal de Casación, la mayor instancia judicial del país.

‘Si aceptamos una Constitución de esta manera, nos garantizamos que entraremos en un círculo vicioso de inestabilidad en el que cada gobierno que venga, tendrá que decidir según sus intereses, sus necesidades para cambiar la Constitución’, advirtió.

Aunque Jean Baptiste aboga por una nueva carta magna, señala que este proceso precisa de un acuerdo nacional y un consenso. ‘No debe ser el trabajo de un grupo de tres, cuatro o cinco personas para toda una población’, subrayó.
A pesar de las crecientes críticas, el Gobierno sigue adelante con el referendo constitucional programado para el 27 de junio.

Desde el lunes, unos 150 partidos políticos participan en un taller sobre la consulta popular y las elecciones, y recientemente las autoridades abrieron una serie de debates públicos con la intervención de diversas personalidades para explicar los principales cambios de la nueva carta magna.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba