Internacionales

La escalada de violencia entre Hamas e Israel prosigue con intercambio de misiles y más víctimas

Por el Mundo.es

Hay 24 palestinos muertos, entre ellos 9 niños, en la ofensiva aérea israelí de represalia al ataque de los islamistas sobre Jerusalén.

Con los misiles disparados este lunes por el grupo islamista Hamas contra Jerusalén, las llamas salieron de las murallas de la Ciudad Vieja y encendieron una nueva escalada entre Israel y las milicias de la Franja de Gaza. Según fuentes sanitarias en Gaza, 24 palestinos, entre ellos nueve niños y milicianos de Hamas y de la Yihad Islámica-incluyendo el jefe de la unidad de proyectiles, murieron en los ataques de represalia del Ejército que recibió luz verde para una amplia ofensiva aérea contra infraestructuras y cabecillas del movimiento que controla el enclave palestino desde 2007. Portavoces militares hablan este martes de 15 miembros de grupos armados palestinos muertos. Dos mujeres han muerto por el impacto directo en su casa de una de las decenas de proyectiles disparados al mediodia por Hamas contra la ciudad de Ashkelón.

«Hemos alcanzado 130 objetivos militares que pertenecen principalmente a Hamas», entre ellos «dos túneles ofensivos adyacentes a la valla de seguridad», fábricas de armas y operativo, y esta noche han bombardeado también viviendas de dirigentes de Hamas, ha declarado a la prensa el portavoz del ejército israelí Jonathan Conricus. «Según nuestras estimaciones actuales, hemos matado a 15 miembros de Hamas y la Jihad Islámica».

«Estamos en la fase inicial de nuestra respuesta contra objetivos militares en Gaza», ha dicho Conricus. «Estamos listos para una escalada». Los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza constituyen «una grave agresión contra Israel, a la que no podemos dejar de responder», ha agregado, en declaraciones recogidas por Afp.

Las autoridades locales de Gaza han informado de 22 muertos, incluidos nueve niños, en los ataques israelíes, el mayor desde noviembre de 2019. El Ejército israelí «no confirma ni niega» que la muerte de civiles fuera consecuencia de los bombardeos.

Tras los siete proyectiles contra la zona de Jerusalén -uno de ellos impactó en una casa, otro fue interceptado por la Cúpula de Hierro y el resto cayó en campo abierto-, y el misil antitanque de Yihad Islámica que hirió a una persona en un coche en el sur de Israel, el ejército disparó contra varias lanzaderas al norte de Gaza iniciando la operación «Guardián de los Murallas».

«Las Brigadas Izz ad-Din al Qassam han lanzado ahora una ráfaga de misiles contra Jerusalén en respuesta a los crímenes y ataques», comunicó el portavoz del brazo armado de Hamas, Abu Oveida, en alusión a los violentos enfrentamientos en las últimas semanas en Haram al-Sharifo el Monte del Templo y el barrio de Sheij Jarrah, que han convertido Jerusalén Este en un polvorín. De esta forma, Hamas cumplió con puntualidad el ultimátum que lanzó a Israel a las 17.00 horas para que «retire sus fuerzas de Al Aqsa y Sheij Jarrah» y ponga en libertad a los detenidos de los últimos días antes de las 18.00 horas. A esta hora, las sirenas se activaron en Jerusalén.

«Este es un mensaje que el enemigo tiene que entender bien», añadió Oveida mientras otro portavoz del movimiento de resistencia islámico, Fawzy Barhum, responsabilizó a Israel y le acusó de «no entender nuestros mensajes tras sus agresiones contra Al Aqsa y nuestro pueblo».

Tras el ataque a Jerusalén, Benjamin Netanyahu insinuó que el actual enfrentamiento puede que no sea breve y advirtió: «Los grupos terroristas en Gaza han cruzado una línea roja. No quisimos una escalada pero quien eligió provocarla sentirá la fuerza de nuestro brazo».

«Los terroristas pagarán un precio muy alto por su cobarde ataque», avisa un portavoz militar que confirmaba la muerte de un comandante del brazo armado de Hamas. «Estamos investigando la información al respecto, pero nosotros atacamos terroristas que atacan a nuestros civiles», respondió sobre la muerte de 3 niños debido a una explosión que, según la agencia AP, inicialmente no estaba claro si se debió un ataque aéreo israelí o un proyectil palestino errado.

Aunque los mediadores -Egipto, Catar y el enviado especial de la ONU- intensifican sus gestiones para lograr un alto el fuego inmediato, en ambas partes creen que la escalada no es cuestión de horas sino de días. Como mínimo.

INÉDITO DESDE LA GUERRA DE 2014

El lanzamiento de proyectiles contra Jerusalén, inédito desde la guerra del 2014, fue el preludio de 200 más contra el sur de Israel einterrumpió una reunión del gabinete de seguridad israelí convocado de urgencia por los violentos enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas. El ataque de Hamas sorprendió a la Inteligencia militar, cuyos oficiales creían que, pese a las advertencias de los líderes islamistas respecto a Jerusalén, no se lanzarían a una gran escalada. De ahí que este fin de semana, el Ejército israelí reaccionó de forma muy limitada a los proyectiles, esperando que la violencia de Jerusalén se redujera gradualmente.

La elección de la emblemática Jerusalén como blanco inicial expresa el deseo de Hamas de solidarizarse con los palestinos de la ciudad -éstos aplaudieron el ataque mientras estaban en la puerta de Damasco-, la voluntad de liderar la lucha de la causa de Al Quds en detrimento de su gran rival interno Al Fatah y el mensaje de que no teme un duelo abierto con Israel. Quizá porque sabe que su enemigo intenta evitarlo, como lo reflejan decisiones como no permitir la visita de judíos a la Explanada de las Mezquitas o que el desfile de varios miles de nacionalistas con motivo del llamado «Día de Jerusalén» no cruzase la Puerta de Damasco, para evitar fricciones con palestinos.

Hamas sabe que Israel sufre un caos político sin precedentes. Tras cuatro elecciones en dos años, la crisis se traduce en las pésimas relaciones entre el primer ministro Netanyahu y el titular de Defensa, Benny Gantz y la posibilidad de que en los próximos días se forme un nuevo Gobierno formado por Yair Lapid y Naftali Bennett. Un primer efecto político de la escalada es que el partido árabe islamista israelí Raam anunció que congela los contactos con los representantes del llamado Gobierno del cambio «hasta que se calmen las cosas».

Al anochecer, continuaban los bombardeos israelíes y los proyectiles palestinos en ambos lados de la frontera entre Israel y la Franja de Gaza.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha aprobado este martes la movilización de 5.000 reservistas destinados básicamente al comando sur, Protección Civil y departamento de operaciones del Ejército que además ha reforzado su despliegue de baterías defensivas en la zona del centro de Israel.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba