EducaciónNacionales

De la actitud de capataz a la hermosa opción de resistir

Por el catedrático Ángel Pichardo Almonte.

Kapo deviene de la combinación de dos palabras en alemán que significan “Policia entre Camaradas”. La función de este grupo de prisioneros de los campos de concentración, que se dedicaban a labores de supervisar y administrar las órdenes hacia sus compañeros de prisión, estaba caracterizada, principalmente, por la adulación hacia los miembros de la Policia Política (SS) y la excesiva crueldad hacia sus compañeros de prisión.
Otros orígenes vinculados al de esta función son: capo, capataz, cabo, caporal o capitán de campo.

Lo extraordinario en estos casos es que esta función siempre estaban o están desarrolladas por personas pertenecientes al mismo grupo víctima al cual dirigían o dirigen sus acciones.

En el caso de la UASD, algunos docentes que ocupan temporalmente labores administrativas olvidan su origen, y pretenden convertirse, muchas veces, en verdugos de sus semejantes, en aduladores de las acciones y desaciertos de sus “jefes” temporales o pretenden inducir por el mismo camino a quienes se resisten y buscan otras opciones.

Lo mismo ocurre con muchos candidatos y candidatas que, prefiriendo cerrar los ojos frente a la situación actual, siguen sus actividades proselitistas como si nada estuviera pasando.

No se cambian las cosas haciendo lo mismo, la universidad requiere de servidores y servidoras con verdaderos intereses de aportar a solucionar los problemas que nos aquejan.

La actual situación en la universidad requiere de mucha creatividad, de mayor unidad y firmeza para poder dar el salto en lograr la mejoría en la calidad de vida de sus servidores y servidoras, y de esta forma, contribuir a una educación superior de calidad. Requiere, además, de desentrañar cualquier supuesto interés de “aportar” a solucionar la actual crisis que ha provocado un paro de docencia.

El firme, honesto y maduro liderazgo, como el que hoy dirige FAPROUASD, requiere de todo el apoyo militante de la familia universitaria. Requiere de una participación activa y consciente con las cuales salir triunfantes de este estado de desidia al que nos han derrumbado.

Recordando que la historia siempre ha sabido colocar en sus justos lugares a los adulones y capataces y a quienes se han resistido y resisten a las afrentas que estos se prestan a imponer.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba