EducaciónNacionales

Ciudadanos y Gobierno: Proactividad digital y cibercultura como mecanismos de consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la agenda 2030

Por Enersi Georgina Mateo

La proactividad digital y la cibercultura son dos elementos que rigen irrefutablemente las relaciones existentes entre los ciudadanos y un gobierno digital, puesto que los mismos abocan a un empoderamiento y anticipación de necesidades que se traduce en políticas públicas atinadas dentro del marco de la eficiencia y la innovación tecnológica, asimismo,  se crea una cultura en cuyo seno se encuentra la tecnología como medio por el cual se interrelacionan, se comunican y se informan los ciudadanos en un Estado.

Cuando hablamos de un gobierno digital, resulta oportuno mencionar que el mismo fomenta en los diversos actores sociales practicas sostenibles que sean amigables para el medio ambiente, la economía y la sociedad; todo esto se logra cuando creamos una cultura que sea lo suficientemente consciente y que entienda su rol en una sociedad de innovación y de constante transformación digital. El fomento de la participación ciudadana en una sociedad digital ocasiona el reforzamiento de los ideales de compromiso de los ciudadanos, de modo que, se fortalece la inclusión de la colectividad en temas ambientales.

Es menester identificar aquellos aspectos que se consideran de trascendencia y puntos clave para la consecución de un gobierno digital como acelerador de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la agenda 2030, y así poder cumplir de manera equilibrada y sostenible con las demandas de la sociedad.

De las consideraciones anteriores, a grosso modo, se destaca que en las sociedades actuales que quieran focalizar un desarrollo sostenible, dentro del marco de un gobierno digital, el velar por una serie de criterios con miras a tener un cierto nivel de calidad en su gestión pública, es por ello que resulta imperioso profundizar en los temas de educación digital, transparencia, seguridad en línea, firma digital, intercambio de datos e inclusión digital, como pilares para un enfoque integrado y un desarrollo sostenible.

De la misma manera, se debe enfatizar en la relevancia de la identidad digital como elemento diferenciador entre un gobierno tradicional y un gobierno digital, su construcción y pertinencia dentro del marco de desarrollo sostenible, y la gestión de los datos personales dentro de un marco de integridad de datos.

Cabe mencionar, que dentro de la integración de los datos, se deben plantear las medidas de protección de los datos y la privacidad que debe tomar el gobierno para velar por una información confiable, integra y disponible. De igual manera, partir de una idea más acabada de donde se registrara la información y los datos personales, quien puede tenerla, por cuanto tiempo, quien puede verla, entre otros factores importantes.

En este contexto, la digitalización de la confianza resulta de suma relevancia cuando hablamos de un gobierno digital en busca de un desarrollo sostenible, donde prime la igualdad de sus ciudadanos, la inclusión, innovación en las infraestructuras, la calidad de la educación, y las practicas sustentables. A su vez, esta práctica ayudaría a combatir sobremanera con la corrupción dentro de un Estado de derecho, la cual afecta directa e indirectamente al medio ambiente.

Es importante en un país como Republica Dominicana, tratar el tema del intercambio de información entre las diversas instituciones públicas, a los fines de evitar las dilaciones en la prestación de servicios públicos, que supondrá un factor clave en la fluidez de los procesos y ofrecer una mayor seguridad.

Dentro del contexto dominicano, la situación actual del gobierno en cuanto a innovación digital es cuestionable. Las practicas actuales en la prestación de servicios públicos deben sanearse y ser orientadas sobre aquellas más acordes a una práctica competente y útiles partiendo de la premisa de la proactividad digital.

Si bien es cierto que actualmente los servicios públicos dominicanos se encuentran  parcialmente digitalizados, no es menos cierto que aún subsiste una ligera burocracia en cuanto a la prestación de los mismos, que logra embeber los esfuerzos realizados por el gobierno en implementar políticas de mejoría para la transformación digital, lo cual retranca el objetivo principal de lograr un crecimiento y desarrollo sostenible de la nación.

Siguiendo esta línea argumental, en el ámbito de la praxis institucional, se deben replantear la pertinencia de las leyes actuales dominicanas a nivel estatal y ambiental, y los convenios internacionales debidamente firmados y ratificados por el país, a los fines de descartar las posibilidades de lagunas legales que impidan un desarrollo sostenible eficaz.

Dicho esto, si queremos promover y garantizar las igualdades en sociedad para un desarrollo sostenible del planeta, y a su vez, tener un crecimiento económico balanceado y competitivo, debemos tener un tipo de desarrollo a nivel nacional que se sedimente sobre las bases del respeto a la naturaleza y el bien colectivo de todos los ciudadanos, es por ello, que para fomentar este respeto y este crecimiento sostenible, debemos tomar en consideración, dentro del discurso contemporáneo, los factores culturales de la sociedad ligados a la tecnología actual.

De igual manera, enfatizar las brechas que tenemos como país en creciente desarrollo, con relación al tema de la accesibilidad a internet y el derecho a internet, y en mayor o menor medida evaluar el nivel actual donde se encuentra la valoración a nivel nacional e internacional del derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación (TICs).

Similarmente, estudiar las variables de medición, seguimiento y viabilidad de las políticas públicas del país, a los fines de conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por considerarlas como factor determinante para darle seguimiento a los logros obtenidos de cara a la agenda 2030, y poder identificar las debilidades y fortalezas de las políticas planteadas en la actualidad.

En definitiva, necesitamos un modelo de gestión pública y estrategias de gobierno que vengan a ofrecer un aliciente para la implementación de nuevas políticas sobre las bases de la eficiencia y la transparencia, en un marco de viabilidad aterrizado que permitan construir un diseño de gobierno digital como motor de arranque para un desarrollo equilibrado, que vele por una comunicación más plural e inclusiva, que logren una eclosión de una sociedad sostenible, y con ello lograr orientar a los actores del gobierno y la administración pública para que aboguen, en todo momento, por un Estado donde se logre una convivencia en armonía social y participativa, donde se respete y se garanticen los derechos humanos y se respete la conservación y preservación del medio ambiente.

Por Enersi Georgina Mateo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba