Cambio ClimáticoInternacionales

Captura directa de aire para combatir el cambio climático

Nueva York, Estados Unidos

En un campo rodeado de colinas boscosas en Islandia, ventiladores acoplados a estructuras metálicas que parecen proyectos de Lego de tamaño industrial hacen su trabajo. Su misión es limpiar la atmósfera atrapando el dióxido de carbono del aire y almacenándolo en sitios seguros bajo tierra.

Hace pocos años, esta tecnología, conocida como “captura directa de aire”, era considerada una fantasía irrealizable. Pero la tecnología ha avanzado a un punto tal que este método asoma ahora como una importante herramienta en la lucha contra el cambio climático.

La instalación de Islandia, llamada Orca, es la más grande de su tipo que hay en el mundo. Atrapa unas 4.000 toneladas métricas de dióxido de carbono por año. Comparado con lo que necesita el planeta, sin embargo, esa es una cantidad mínima. Los expertos dicen que sería necesario capturar 10.000 millones de toneladas anuales para mitad del siglo.

“Efectivamente, en 30 años necesitaremos una industria que debería ser dos veces la del petróleo y el gas, que funcione al revés”, expresó Julio Friedmann, investigador del Centro para Políticas Energéticas Mundiales de la Universidad de Columbia.

Los principales organismos científicos, incluido el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, dicen que, incluso si se deja de generar emisiones dañinas, eso no bastará para evitar una catástrofe climática. Afirman que es vital extraer enormes cantidades de dióxido de carbono del aire y depositarlo bajo tierra, para que genere lo que algunos llaman “emisiones negativas”.

“Hemos fallado en el control del clima a un nivel tal que la captura directa de aire es una de varias cosas que debemos hacer”, dijo Friedmann. “Ya hemos emitido tantos gases de efecto invernadero que se requiere una remoción de CO2 en gran escala, además de la reducción de las emisiones”.

La tecnología para capturar dióxido de carbono del aire ha avanzado bastante. Ya hay un puñado de empresas que trabajan en ese campo, incluidas Climeworks, que construyó la planta Orca en Islandia, y Carbon Enineering, que construyó otra planta diferente en la Columbia Británica.

  • CÓMO FUNCIONA LA CAPTURA DIRECTA DE AIRE

En Orca, cerca de Reikiavik, extractores atrapan el aire en cajas negras, en las que el dióxido de carbono es capturado por un filtro. Luego se lo calienta con energía geotérmica, se lo combina con agua y se lo bombea hacia formaciones rocosas basálticas subterráneas. En pocos años, dice Climeworks, el dióxido de carbono se convierte en piedras.

Se requiere mucha energía para construir y hacer funcionar las plantas de Climeworks. La planta Orca emite 10 toneladas de dióxido de carbono por cada 100 toneladas que extrae.

Las plantas de Carbon Engineering, por su parte, pueden funcionar con energías renovables o gas natural. Cuando se usa gas natural, el dióxido de carbono generado por la combustión es capturado.

El dióxido de carbono también puede ser inyectado en depósitos geológicos. Carbon Engineering apuesta a esa fórmula y, en sociedad con Occidental Petroleum, están construyendo lo que se espera sea la instalación de captura directa de aire más grande del mundo en la Cuenca Pérmica del sudoeste de Estados Unidos, el campo petrolero más productivo de Estados Unidos.

Plantas de captura directa del aire están extrayendo unas 9.000 toneladas de dióxido de carbono anuales, según la Agencia Energética Internacional.

“Se puede decir que ya nos manejamos a un nivel industrial, pero no al nivel que necesitamos para ayudar a contener el cambio climático”, declaró Daniel Egger, director comercial de Climeworks.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba