CulturaLiteratura

¡Así van las cosas!

Por Manuel Heredia

Especial OjaDiario

En nuestro país existen contradicciones inexplicables desde mi modesto punto de vista.

Colón es venerado con calles, plazas y estatuas, mientras los nombres de los indígenas y sus tradiciones son menospreciados. Nicolás de Ovando goza de admiración aún habiendo ahorcado a Anacaona y a otros tantos aborígenes. Pedro Santana persigue a los Trinitarios, expulsando a Duarte al exilio y además fusila a Francisco Del Rosario Sánchez y a María Trinidad Sánchez, sin embargo, ese connotado hatero sigue ocupando un lugar especial en el Panteón Nacional.

Imbert Barreras es declarado Héroe Nacional por el ajusticiamiento de Trujillo, aunque terminó justificando el derrocamiento de Juan Bosch y apoyó la invasión de EE.UU. en 1965. Trujillo sigue siendo tan idolatrado por muchas personas a la vez que sus víctimas y quienes les enfrentaron son todavía difamados.

Francisco Alberto Caamaño es un Héroe Nacional, a pesar de ser asesinado por instrucciones del gobierno de los «12 años de Balaguer», siendo éste último declarado oficialmente Padre de la Democracia.

Esas contracciones suponen una nefasta herencia histórica. Una muestra de la sinrazón que se puede apreciar en la reacción hostil de una parte de la población cuando observa a cualquier sector social luchando por reivindicaciones justas.

¡Así van las cosas, lamentablemente!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba